Páginas

5 de diciembre de 2013

Feminismo, teoría de género y otras tendencias



El feminismo surge a finales del siglo XVIII dentro del movimiento de la Ilustración. Se basa en denunciar la discriminación a la que está sometida la mujer y su sometimiento a los varones.

El feminismo aparece en los escritos de autoras como Mary Wollstonecraft. Ella misma dice en su obra de 1792 titulada «Vindicación de los Derechos de la Mujer»:
"No quiero que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre sí mismas".
Lo que se defiende aquí es la igualdad moral. Ésta es la base del feminismo: la idea de que las mujeres tienen derecho a decidir sobre sus propias vidas, a ser independientes y autónomas, a no ser injustamente discriminadas por el hecho de ser mujeres frente a los varones.

Cuando estudié historia del feminismo en la universidad, se diferenciaba entre el feminismo de la igualdad y el "feminismo de género". Esto último era una postura ideológica que, si bien reivindicaba el papel de la mujer en la sociedad, no se basaba en la igualdad moral sino precisamente en la diferencia entre géneros.

El "feminismo de género" postula que la mujer tiene cualidades propias —distintas del varón — que la hacen valiosa y útil para la sociedad. Por eso entienden que la mujer debe jugar un papel más activo y predominante en el contexto privado y político. De ahí que pidan que la mujer tenga reconocidos derechos que hasta ahora se le niegan.

Sin embargo, esta postura entra en conflicto con el feminismo de la igualdad —que yo considero que es propiamente el feminismo— puesto que el "feminismo de género" adopta una perspectiva sexista, en tanto que categoriza moralmente a los individuos según su sexo, y además no se basa en la igualdad moral sino en criterios utilitarios.

Incluso, creo recordar, algunas defensoras de este tendencia pedían que se revirtiera el orden social para que fueran las mujeres las que gobernaran la sociedad. Esta postura debería denominarse "neo-matriarcalismo" o algo similar.

No obstante, hay otra postura más, denominada la "teoría de género" que no tiene que ver con aquello. Esta filosofía surge en el siglo XX dentro del contexto del posmodernismo de los años 60. Es una doctrina relativista que rechaza cualquier noción de objetividad o universalidad.

La teoría de género opina que los géneros sexuales son construcciones culturales y, por tanto —aparte de rasgos genitales— toda diferencia entre hombre y mujer es puramente arbitraria, surgida de la educación, el ambiente o la imposición ideológica.

Así, la "teoría de género" rechaza cualquier dato que la ciencia pueda aportar acerca de diferencias psicológicas entre sexos, apelando a que la ciencia es una construcción cultural surgida dentro del patriarcado con el fin de mantener la dominación sobre las mujeres.

Incluso aunque hipotéticamente la ciencia demostrara que la mujer es más inteligente que el varón, la "teoría de género" diría que eso es una excusa inventada con el fin de que los varones exploten más a las mujeres; o para menospreciar los logros de las mujeres debido a que no los consiguen con su esfuerzo sino con una habilidad innata que no tiene mérito propio.

Hay que tener en cuenta que, al igual que el resto de teorías posmodernas , la "teoría de género" es una doctrina cerrada que no utiliza razonamientos lógicos de acuerdo a criterios comprobables, sino que parte de dogmas para auto-justificarse siempre en sus conclusiones.

Cualquier argumento que presentes contra sus ideas nunca será tenido en cuenta racionalmente, sino que los defensores de la "teoría de género" dirán siempre que es un ataque del patriarcado contra quienes intentan derrocarlo. Si no estamos de acuerdo con ellos es siempre debido a que somos privilegiados que nos beneficiamos de la dominación sobre las mujeres: falacia ad-hominen típica de todos los sistemas ideológicos cerrados y auto-referentes [escolasticismo, marxismo,...].

Por último tendríamos al hembrismo, que sería el machismo invertido. Esta tendencia opina que las mujeres deben asumir el poder y que los hombre deben estar sometidos a ellas.

Independientemente de que llamemos "feminismo" a estas cuatro teorías, se puede comprobar que no parten de la misma idea ni tienen un tronco común. Así que no son variantes de una misma doctrina básica, sino que son cuatro posturas muy diferentes e incompatibles entre sí.

Por tanto, hemos identificado separadamente estas cuatro doctrinas:

- feminismo de igualdad o simplemente feminismo

- el feminismo de género o femisexismo o neomatriarcalismo o mujerismo

- la teoría de género

- el hembrismo

Si por feminismo entendemos la primera exposición que he señalado, entonces las otras teorías no pueden ser también feminismo. Es cierto que todas ellas hacen referencia a la cuestión de la discriminación sobre la mujer, y la dominación del varón, pero no parten de la misma base ideológica ni llegan a las mismas conclusiones.

A mi modo de ver, se utiliza el término "feminismo" para hablar de cualquier teoría, sea cual sea, que apele a la cuestión moral de las mujeres, pero entiendo que esto es una forma errónea de usar el término.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...