Páginas

6 de noviembre de 2013

Cómo ser un existencialista



«El imaginario popular presenta al filósofo existencialista como un tipo pesimista, embebido en la lectura de gruesos libros de título pretencioso y, a poder ser, con un jersey negro de cuello alto. Pero lo cierto es que este pensamiento es todo lo contrario a una manera pesimista de ver el mundo. Es una manera de responsabilizarse de las propias acciones y aprender a ver el mundo de la mano de nombres como Sartre y Heidegger, y también de Buggs Bunny. 
El especialista en la obra de Jean-Paul Sartre, Gary Cox, presenta un libro sorprendente y desmitificador que nos ayuda a mejorar nuestra vida. Eso sí, los lectores de libros de autoayuda pueden llevarse una sorpresa (posiblemente agradable). Y es que no existe otra receta que la de responsabilizarse de las propias acciones, porque la acción responsable es la única manera de cambiar la manera en que pensamos y sentimos.

El existencialismo sostiene que sólo puedes cambiar la manera que piensas y sientes tu vida si cambias la manera de comportarte: actuando en lugar de reaccionar, siendo asertivo en lugar de dejarte llevar por la corriente y tus circunstancias… Siendo responsable de lo quién eres y qué haces.»

«Las personas no pueden renunciar a su libertad, nunca. No pueden hacer de sí mismas objetos gobernados por la causalidad del mundo físico porque el proyecto mismo de renunciar a su libertad y convertirse en objetos gobernados por la causalidad ha de ser una elección libre de cada una de ellas. Una persona no puede convertirse en una entidad completamente determinada por el mundo, pues no importa cuándo o cómo lo intente siempre estará eligiendo hacerlo. Una persona no puede nunca no elegir, pues como dice Sartre, “no elegir es, de hecho, elegir no elegir”. La libertad de una persona no consiste en un desprenderse de toda obligación, una especie de libertad hippy, consiste en la responsabilidad permanente de tener que elegir quién es a través de las acciones que elige realizar en respuesta a la adversidad y la resistencia de su situación. En opinión de los filósofos existencialistas radicales, la responsabilidad de tener que elegir no tiene fin.»

«Los existencialistas son nihilistas porque reconocen que la vida es en último término absurda y está llena de verdades terribles e ineludibles. Pero son antinihilistas porque reconocen que la vida sí tiene un sentido: el sentido que cada persona elige dar a su propia existencia.»

«El cerebro se parece mucho más al estómago de lo que la gente piensa. Necesita tiempo para digerir ciertas cosas y es muy posible que entienda lo fundamental un poco más tarde.»

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...