Páginas

14 de marzo de 2017

Moralidad y Sociabilidad



«La moralidad no es un producto de la sociedad. La moralidad es algo que la sociedad manipula, explota, redirige y bloquea.» - Zygmunt Bauman

Habría que distinguir entre el sentido moral y el contenido de la moral. No es lo mismo. De la misma manera que no es lo mismo el contenido de las matemáticas que la capacidad para comprender y manejar las matemáticas. Evolutivamente hemos desarrollado la capacidad para comprender la moral, al igual que desarrollamos la capacidad para pensar matemáticamente. Pero nosotros no inventamos la moral ni la matemática.

Por otro lado, si bien la moral establece un código de conducta —normatividad— esto no significa que la moral equivalga a un simple código de conducta. Suponer lo contrario es una falacia que toma una parte por el todo. Las normas de una comunidad de vecinos son un código normativo de tipo social pero nadie lo considera parte de la moral. La moral existe de forma independiente de la sociedad y también de la religión, y es un producto de la razón.

No sería correcto hablar de "moral religiosa". La religión y la moral son categorías separadas. De hecho, la religión establece normas que se contraponen a la moral. La religión establece normas de origen supuestamente divino o sobrenatural; no establece normas morales. Se confunde la moral con la religión y con la sociedad. Un código de conducta religioso no es un código moral. Un código social de conducta —ya sea las normas del parchís, de una comunidad de vecinos, o una legislación estatal— no es un código moral.

La moralidad no es una fenómeno que aparezca exclusivamente en el contexto humano, ni tampoco es un invento que hayamos creado nosotros. La moralidad es una cualidad innata a nuestra naturaleza y que compartimos con otros animales. Ellos también disponen de empatía, tendencia al altruismo, y un sentido de la justicia, aunque sea a un nivel muy básico.

Es habitual la confusión entre la capacidad de sociabilidad —cooperar con otros individuos para beneficio propio— con la capacidad moral. La sociabilidad no es moralidad. La moral no es necesaria en absoluto para conseguir la supervivencia individual o para lograr la cooperación de grupo —una sociedad— en beneficio de sus miembros. La capacidad de colaborar con otros es una consecuencia del egoísmo y el instinto gregario que se manifiesta en diferentes formas y grados en según cada especie y en cada individuo particular.

La moral es objetiva y universal. En cambio, la sociedad es convencional y relativa. Los principios o reglas morales se derivan puramente del razonamiento, mientras que las normas o pautas sociales se establecen mediante el acuerdo o la imposición

La evolución puede explicar el surgimiento biológico progresivo de la capacidad moral pero no puede explicar la existencia de la moralidad. La capacidad moral es una aplicación de la lógica inherente a nuestro intelecto. La conciencia moral es un desarollo de la empatía que nos permite ponernos imaginadamente en el lugar de otros individuos y valorar sus intereses al mismo nivel que los nuestros. Esto tiene como consecuencia lo que denominamos como altruismo. Es un sentido peculiar que no tiene que ver con la supervivencia.

4 comentarios:

  1. Hola, Luis:

    Todo lo que existe en organismos vivos tiene que ver con la supervivencia en el sentido de que podemos observarla porque tales organismos están vivos y han conseguido estarlo en nuestros días porque sus antepasados se han reproducido por las interacciones de variables azarosas y fenotípicas. Es decir, el altruismo también puede inferir con la supervivencia aunque no sea requisito de ésta.

    Deseo añadir a tu fantástica entrada que la evolución puede explicar el surgimiento progresivo de la capacidad moral respecto a fenómenos aleatorios o motivados a nivel génico como su mantenimiento y progreso en las distintas especies animales porque posiblemente faculte una serie de rasgos cognitivos que favorezcan la supervivencia. Asimismo, dado que la moralidad es una consecuencia de la lógica y ésta una consecuencia de un desarrollo cognitivo, en el caso de que el origen de la moral (al menos básico) no condicionase en absoluto la supervivencia de los individuos, ésta podría explicarse considerando que el desarrollo de determinadas facultades en relación la memoria y reconocimiento del espacio-tiempo (fundamentales para la vida natural) quizás hubiesen propiciado el desarrollo de los grupos neuronales encargados de un mismo pensamiento abstracto centrado en la consecuencia de las acciones no sólo para uno mismo sino para los demás y esto lleve a una consideración no meramente utilitarista del yo y no-yo; sino un planteamiento justo de la situación en que se percibe el propio individuo y el ajeno como miembros iguales. Dicha igualdad siempre se ha asociado desde un punto de vista social con el clan, tribu o nación. Por ello, conforme aumenta nuestra perspectiva de la justicia (que no necesariamente nuestra cognición) podemos empatizar y abarcar con mayor justicia aquellas situaciones que involucran a sujetos muy heterogéneos.

    Sin duda, se trata de un tema muy complejo en el cual difícilmente llegaremos a estimar cuáles razones fomentaron el desarrollo moral o cuáles interacciones biológicas incrementan la supervivencia en un entorno altamente variable.

    Sin más, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Adrián.

      El altruismo al que yo me refiero es el altruismo moral. No me refiero a cualquier forma de altruismo. Puede haber ciertas formas de altruismo que se den en otros ámbitos. No hablo del concepto puramente formal de altruismo que puede darse en distintos sentidos. Hablo de considerar a otros individuos sin tener ninguna relación personal con ellos, ya sea familiar, social o de cualquier otra índole. Considerarlos simplemente por eso: porque son individuos y tienen intereses. Me refiero a este tipo de altruismo que no necesariamente coincide con el altruismo compasivo, grupal u otros sentidos del altruismo.

      Me parece que no estoy de acuerdo con lo que dices. La evolución no puede explicar la existencia de la moral de ninguna manera. Y la moralidad como capacidad no se dirige a la supervivencia. En un momento dado, lo moralmente correcto podría ser no sobrevivir. La moralidad tiene que ver sólo con respetar el valor inherente de los individuos y considerar sus intereses de forma igual. Nada de esto tiene que ver con la adaptación al medio. La moralidad es ajena a la supervivencia e incluso puede ser contraria a ella. Si para salvar el planeta hubiera que asesinar a un niño entonces la única opción correcta sería no asesinarlo. El niño es inocente y matarlo jamás puede ser una opción correcta según la moral. Esto es lo moralmente correcto y al mismo tiempo es lo contrario de lo que nos dice el instinto de supervivencia, la compasión y el altruismo de preocuparnos por la supervivencia y bienestar de otros en sentido grupal.

      Si ahora mismo fuéramos estrictos con la filosofía de los Derechos Animales entonces toda nuestra civilización debería detenerse inmediatamente, ya que se basa en violar todos los derechos de los animales de forma sistemática. Esto no va a ocurrir, pero hacerlo sería totalmente coherente con lo que la moral requiere y a la vez sería algo muy perjudicial para nuestra supervivencia y calidad de vida. Así que me parece absurdo pensar que la moral como contenido tiene alguna relación con la evolución o con la supervivencia, cuando podemos observar que se trata de un ámbito que existe y funciona de forma independiente.

      Aclaro, por si acaso, que no estoy diciendo que la filosofía de los Derechos Animales sea de suyo incompatible con la civilización o con la supervivencia humana. Creo que podríamos construir una sociedad respetuosa, hasta cierto grado al menos, con los Derechos Animales. Pero la sociedad actual está construida en el sentido totalmente contrario. Y es evidente que aplicar ahora misma esa filosofía de forma inmediata y rigurosa supondría la destrucción automática de la civilización humana que existe en este momento. La solución para remediar esta situación de forma progresiva, ética y práctica al mismo tiempo es el veganismo.

      Eliminar

    2. La capacidad moral ha surgido evolutivamente, como todas las características biológicas, pero el contenido al que se refiere indiferente a la adaptación al medio. Me parece que estarías confundiendo la moral en sí misma con la capacidad de comprender la moral y de actuar moralmente. Todos los análisis científicos confunden ambas categorías. En el ensayo trato de explicar la distinción entre ambos. Por ejemplo, las matemáticas en sí mismas son una cosa y otra cosa muy distinta es la capacidad para poder comprenderlas y operar con ellas. La capacidad matemática no crea ni genera las matemáticas sino que las descubre. Pienso que podemos observar esto con cierta claridad. Con la moral sucede exactamente lo mismo.

      Si te vieras envuelto en un incendio, en lugar de ponerte a salvo podrías elegir dedicarte a resolver ecuaciones. Esto es totalmente contrario a la supervivencia pero es totalmente coherente con las matemáticas. En ocasiones las matemáticas pueden servir para asegurar o mejorar nuestra supervivencia y calidad de vida, claro, pero esta consecuencia es ajena a la esencia de las matemáticas y su contenido. Con la moral sucede exactamente lo mismo. Aplicar la moralidad podría tener efectos beneficiosos pero esto esto es un efecto circunstancial a ella. Y si actuamos para beneficiarnos entonces no estamos actuando según la moral. Kant ya estableció de forma categórica este distinción entre actuar conforme al deber y actuar por deber.

      Por otra parte, tampoco estoy de acuerdo con que la lógica sea un producto de la biología. Yo considero que la lógica es anterior a la biología y forma parte de la estructura esencial de la existencia. Lo que los antiguos griegos llamaban logos. Otra cosa muy distinta es que la capacidad para razonar lógicamente aparezca dentro del proceso evolutivo como consecuencia de determinados procesos biológicos. De hecho, la capacidad moral es una subclase del razonamiento lógico. Esta capacidad pudiera tener consecuencias positivas para la supervivencia y adaptación al medio, pero se trata de algo circunstancial. Estas capacidades pueden operar de forma independiente al instinto de supervivencia, e incluso de forma opuesta a él.

      Además, la evolución no puede explicar por sí misma la aparición de ninguna de estas facultades. Seguimos incurriendo en el error de darle una explicación teleológica a la naturaleza. Las características de los seres vivos no aparecen "para que" puedan sobrevivir sino que primero aparecen espontáneamente y luego resulta que les sirven para sobrevivir y las transmiten a sus descendientes. La explicación teleológica sobre el proceso evolutivo me parece un error de criterio. Es una interpretación que nosotros le aplicamos al proceso natural, pero no es un hecho objetivo, y se basa en confundir la causa con la consecuencia.

      Un saludo.

      Eliminar
    3. Hola de nuevo, Luis:

      Estoy de acuerdo con todo tu planteamiento tan sumamente razonado. Comprendo que me ha faltado un poco de concreción y uso del lenguaje para distinguir la existencia de la moral con el desarrollo de la capacidad moral.

      Con respecto al último párrafo, me temo que lo has malentendido. Yo he no tratado de expresar ninguna clase de explicación teleológica. Intenté incidir en que pudieran ser distintos factores aleatorios los que condicionasen el desarrollo de la capacidad moral. Obviamente, la capacidad moral no surgió (ni ninguna otra) "para algo"; sino que simplemente apareció en un momento dado y se mantuvo porque las variables existentes así lo permitieron. Recalco esto último además; pues existe en sociedad una confusión generalizada respecto a la evolución: no sobreviven los más "aptos"; sino que desaparecen lo menos "aptos". En la naturaleza no existe ningún modelo ideal de perfección, sólo acontecen fenómenos que limitan el surgimiento y desarrollo de determinadas estructuras biológicas y sus procesos.

      Interpreto que el desarrollo de la moral ha sido independiente respecto a la supervivencia en en sentido de que ésta no ha impedido la vida. Es decir, si el desarrollo de la capacidad moral hubiese sido incompatible con la supervivencia y, por tanto, incompatible con la transmisión de caracteres, no existiría de forma "escrita" en el genoma de los individuos (no habría tenido posibilidad esperable de desarrollarse).

      Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...