Páginas

20 de septiembre de 2015

El utilitarismo es una monstruosidad


  EL MONSTRUO DE LA UTILIDAD



El Monstruo de la Utilidad es un experimento mental creado por el filosófo Robert Nozick para exponer una crítica sobre el utilitarismo. 

Él nos plantea que imaginemos un mostruo que recibiera más utilidad —básicamente más grado de placer según la teoría utilitarista— por cada unidad de recurso del que obtuvieran los humanos. Por tanto, la conclusión lógica, y moralmente requerida por el utilitarismo, debería ser que diéramos todo lo que valoramos a ese monstruo.

Por ejemplo: si tuviéramos un trozo de pastel, el Monstruo de la Utilidad obtendría 1000 unidades de placer más que cualquier humano al disfrutar comiéndolo. Por tanto, deberíamos dar todo nuestro pastel al monstruo ya que el total de felicidad que se consigue sería mayor.

En la imagen vemos al Monstruo de la Utilidad obteniendo una gran placer al destruir tuberías. El placer que él obtiene supera al sufrimiento que nos causa con sus acciones. Teniendo en cuenta la felicidad total resultante al destruir las tuberías, lo moralmente requerido por el utilitarismo es permitir que el monstruo destruya las tuberías. 

Lo cierto es que el Monstruo de la Utilidad no es más que una aplicación coherente, aunque imaginaria, del utilitarismo. Es la esencia del utilitarismo encarnado en una sola entidad. El utilitarismo no respeta ningún otro principio que no sea el principio de utilidad y supedita cualquier otra cuestión moral a ese principio. Así lo explicaba el filósofo Tom Regan:
«La última objeción se basa en que nadie tiene realmente derechos, ya sea humano u otro animal, sino que lo bueno y lo malo son cuestiones que se juzgan a partir de lo que produzca las mejores consecuencias, teniendo en cuenta los intereses de cada implicado y considerando de manera igual intereses iguales. Esa filosofía moral —utilitarismo— que cuenta con una larga y venerable historia, y a muchos influyentes hombres y mujeres entre sus adeptos, es un fraude moral y ya no es una postura sostenible, si es que alguna vez lo fue. 
¿Es verdaderamente serio tener en consideración el interés de un violador en violar a su víctima antes de declarar la violación como inmoral? ¿Debemos tener en cuenta lo que supone para un pederasta el frustrar sus intenciones antes de condenar moralmente sus actos?; Asombrosamente, un utilitarismo coherente exige que sí los tengamos en cuenta, y de ese modo es rechazado por nuestra exigencia de racionalidad.»
El utilitarismo es una ideología irracional y reaccionaria.

El gran progreso moral de nuestra época ha sido reconocer que los individuos poseen un valor inherente que no debe ser sacrificado forzosamente por razones instrumentales y que sus intereses merecen ser protegidos de forma no-consecuencialista frente a las injerencias de otros.

El utilitarismo rechaza todo esto y regresa a la concepción instrumentalista de considerar a los individuos como simples medios para lograr una finalidad.

Podríamos decir que el utilitarismo es un monstruo moral y que cada utilitarista lleva ese monstruoso pensamiento dentro de sí que quiere imponer a toda costa su objetivo y no duda en destruir todo aquello que sea necesario para conseguirlo.

Peter Singer es un intelectual académico y uno de los más conocidos defensores modernos del utilitarismo.

Imagen traducida de Existential Comics

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS COMENTARIOS ESTÁN MODERADOS

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados para comprobar si se ajustan a la temática del blog.

En ningún caso se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen al empleo de gritos en una conversación— ni tampoco el uso de insultos, amenazas o cualquier forma de violencia verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas de convivencia y debate civilizado.

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...